Valores y Tradición

BENTELER es propiedad de la cuarta generación de la familia fundadora. Todo comenzó en 1876, cuando Carl Benteler, de 23 años, se hizo cargo de una pequeña ferretería en Bielefeld, Alemania. Mucho ha cambiado en los años transcurridos, tanto en el mundo como en BENTELER.

Sin embargo, algunas cosas siguen siendo las mismas. Como la pasión que ponemos en nuestro trabajo. La valentía para probar lo nuevo. La ambición de seguir mejorando hasta conseguir lo mejor. Y el respeto que mostramos a todos: a nuestros clientes, a nuestros empleados y a la sociedad.

Post_it_Note_quadrat_Zitat_langE_sRGB_02.png

Lo que comenzó con sólo seis empleados se ha convertido en una familia de 30.000 profesionales. BENTELER es ahora una empresa global con una competencia de primera clase en productos y servicios basados en metales, desde componentes individuales hasta soluciones de sistemas completos.

Hoy en día podemos hacer uso de nuestro tamaño, nuestro alcance internacional y nuestra experiencia en muchos sectores para el beneficio de nuestros clientes. Nos mantenemos ágiles y siempre tenemos un ojo en el futuro. Formamos activamente el mercado en rápida evolución con socios comerciales en los sectores de la automoción, la ingeniería y la energía. Para ellos y con ellos desarrollamos soluciones a los retos del mañana. Como siempre lo hemos hecho. Fiable, y con valentía, ambición y respeto.

BENTELER. La familia de profesionales que crea soluciones. Desde 1876. 

Nuestra historia

Generation_1.jpg

1876 fue un año trascendental. Nikolaus Otto puso en marcha su primer motor de cuatro tiempos. Mark Twain publicó "Las aventuras de Tom Sawyer". El primer festival de las obras de Richard Wagner se celebró en Bayreuth. Y en Bielefeld un hombre de 23 años se hizo cargo de una ferretería.

Carl Benteler puso así la primera piedra de la historia de éxito de esta empresa familiar. En los siguientes 140 años, con mucho coraje, visión y espíritu pionero, BENTELER pasó de ser una pequeña empresa comercial a una empresa internacional.

Generation_2.jpg

Eduard Benteler tomó el negocio de su padre en 1908. Compró una empresa de ingeniería, lo que puso a la empresa familiar en el camino de convertirse en una empresa industrial. Poco después, BENTELER suministró tubos especiales para frenos de los ferrocarriles alemanes y franceses. En 1935, BENTELER recibió su primer pedido importante de un fabricante de automóviles: tubos de escape para Ford. Más tarde siguieron los ejes, módulos de ejes y otros componentes del vehículo.

 

 

Generation_3.jpg

A partir de 1942, la empresa fue dirigida por la tercera generación de la familia. Los hijos de Eduard Benteler, Erich y Helmut, ampliaron la gama de productos y pronto los refrigeradores e incluso un pequeño coche -el Campeón- formaron parte de la cartera. Poco después, BENTELER se convirtió en líder del mercado alemán de sistemas de calefacción. Sin embargo, el área de actividad más exitosa para la empresa fue la tecnología del automóvil. A finales de los años cincuenta, todos los principales fabricantes de automóviles alemanes, con excepción de Adam Opel AG, figuraban en la lista de clientes de la empresa. Opel se añadió en 1986.

A principios de la década de 1980, la cuarta generación de la familia Benteler ocupó su lugar en el Comité Ejecutivo, en la persona de Hubertus Benteler. En 1991 se convirtió en su Presidente. Bajo sus auspicios, la empresa se expandió: Se establecieron nuevas plantas, por ejemplo en Europa del Este, Estados Unidos y China. El número de empleados se triplicó y las ventas aumentaron de 1.300 millones de euros a 7.400 millones de euros. En 2017 Hubertus Benteler se trasladó a la Junta de Supervisión. Nosotros, la familia de profesionales que crea soluciones, continuamos con la tradición y los valores de la empresa: El valor para probar cosas nuevas. La ambición de alcanzar el máximo rendimiento. Y el respeto de tratarnos como iguales.